domingo, 8 de noviembre de 2015

Crónica III LPA Night Run 2015


Estoy triste. Triste porque esta no ha sido la LPA Night Run que yo llevaba imaginando desde que me inscribí en enero. En mi cabeza todo era ideal, llegaría más entrenado que nunca con un objetivo muy ambicioso, quería sentirme competitivo después de tantas carreras donde he acabado arrastrándome. Sufriría en la media maratón pero acabaría consiguiéndolo gracias a la buena compañía que tendría con mi amigo Sergio de Lanzarote y las dos grandísimas liebres Aarón Sánchez y José Lobillo. En meta todo sería júbilo, saludos a muchos conocidos, abrazos de alegría y reponer fuerzas con un buen avituallamiento y masaje. Volvería a mi casa contento, satisfecho tras una participación perfecta en un evento deportivo ejemplar, el binomio definitivo. Pero no ha sido así, y nunca había estado tan decaído escribiendo una crónica. Esta fue mi LPA Night Run 2015, una prueba que dejó a todos con un sabor muy agridulce.

Es de agradecer que, a pesar de todo, se haya podido celebrar esta prueba.

Amaneció el 7 de noviembre, fecha señalada para disputar la aplazada prueba nocturna. El ambiente era descafeinado, aún pesaba la suspensión del 24 de octubre y no se notaba mucho movimiento en las redes con respecto de la prueba. Mi ilusión había decaído pero tenía decidido no pensar en el tiempo y disfrutar de una buena noche de running entre amigos. Ya por la tarde, me preparo y salgo caminando a por la salida. Camino en medio de León y Castillo, ya cortada, y disfruto imaginando a todos los participantes corriendo por allí en pocas horas. Me apetecía correr por allí, el cuerpo parecía estar bien así que mi ambición empezó a hacer cábalas sobre si sería capaz de hacer un buen papel. Desecho esos pensamientos, hoy no toca hacer marca, eso era hace 2 semanas. Llego al Insular y me encuentro con buenos amigos. Hacemos nuestra particular foto oficial y nos vamos a la salida, aunque aún queda.

Muy buena gente, y la que falta!

Muchísimo ambiente en los minutos previos al pistoletazo, la gente está animada y responde a las canciones con palmas y saltos. "Pedazo de vídeo me va a salir de esto" me digo con la cámara en la mano, la carrera ya que salga como tenga que salir. Me sitúo al lado de Quique y Pancho, liebre de 1:50, si salgo más adelante me sentiría presionado a ir a buen ritmo y prefiero guiarme por mis sensaciones. Inician la cuenta atrás, que empiece la fiesta.

WE WILL ROCK YOU LPA NIGHT RUN!

¡¡Salida!! Tardo 2 minutos en pasar por el arco y empezar a correr, según piso la alfombra pongo la 1ª marcha y empiezo a adelantar a diestro y siniestro. Me sorprende ir viendo toda la gente que iba que salió delante mía, los primeros 5km no paro de adelantar personas mayores e incluso algunos caminando. Muy complicado progresar en esos estrechos kilómetros, el acceso a Las Canteras es muy oscuro pero ya dentro empiezan a haber algunos huecos, aunque todavía hay tapones. Fue a partir de la entrada al Puerto cuando los espacios permitieron correr, iba bastante bien de piernas aunque sentía que me estaba asfixiando más de la cuenta. Veo que la liebre de 1:40 me saca la vida y desecho la idea de cogerla, no me encuentro a mi ritmo habitual de entrenamiento tras el parón gripal así que mejor no forzar, ya con aguantar el ritmo que llevaba hasta la meta era suficiente. Salimos del Puerto sintiéndonos como una autopista con suicidas a ambos lados queriendo cruzar, una señora me dio ligeramente con una bolsa, la cosa no pasó a mayores, aunque pensé en hacerme un piscinazo a ver si el árbitro picaba.

Penalti y expulsión a esa señora!!

Salimos de Santa Catalina y entramos en Mesa y López. Adelanto al amigo Ciro y por un momento me creo que voy bien, aunque en realidad voy demasiado cascado para estar a punto de pasar el kilómetro 10. Mucha gente en la calle durante toda la carrera pero muy pocos animan, el año pasado parece que había mejor ambiente. Jaleo a la gente a animarnos y reaccionan, emocionante momento que saca la sonrisa de todos los runners que iban a mi lado. Los participantes del 10K y 21K nos separamos, ahora viene lo más duro.

¡¡Gracias por los ánimos!!

León y Castillo fluye bajo las piernas, un gustazo correr por esta calle tan llana. Los voluntarios del avituallamiento de la Plaza de la Feria están desbordados, como prácticamente la mayoría de puestos anteriores. Cojo agua y sigo mi marcha, que sigue siendo fluida. Entrando a Triana veo a Gonzalo delante, lo cojo justo subiendo a Malteses, intercambiamos algunas palabras y se me escapa. Empieza el principio del fin, la gran petada empieza después de esa cuesta. Aún 7 kilómetros para meta, la llevo clara.

Siguiendo al Boss Sosaku

Entramos a Vegueta y el ritmo está decayendo poco a poco, aunque aún no supera en exceso los 5:00 min/km. Giramos y recuerdo la edición pasada, la diferencia de motivación y físico es abismal. Con una segunda cuesta la petada termina por reventarme. A partir de ahí empiezo a sufrir adelantamientos, uno tras otro. En Triana voy muy lento, parezco una señora mayor con su carrito de la compra caminando en el arcén de una autopista. León y Castillo se me hace larguísima, ya me da igual el tiempo, solo quiero llegar

Sonriendo pero jodido

Le voy dando vueltas a las perspectivas que tenía hacía meses y la cruda realidad, saco la cámara y ni puedo hablar, estoy jodido. Nueva cuesta y ya estoy a kilómetro y medio de la meta. Los voluntarios me jalean, entre ellos el amigo Jorge que me saca una sonrisa, como siempre excepcional su labor. El último kilómetro parece no acabar nunca, el ritmo sigue siendo muy deprimente y así consigo enfilar la línea de meta. A la mierda, llegué. Tiempo neto: 1:48:34, 10 minutos más que mi MMP, 19 minutos más de la marca que pretendía hacer hace 14 días... Para que os hagáis una idea de la petada, mi buen amigo Ciro me adelantó por la Plaza de la Feria y se marcó un 1:44:14. Yo iba reventado desde Vegueta, así que pensad la cantidad de minutos que perdí desde allí...

Esta no es la llegada que yo había esperado...

Escucho a Ángel, speaker de la prueba, decir que Pancho ha llegado. Le espero e intercambiamos impresiones.  Vamos a caminando al avituallamiento y nos ponemos en la cola. Cojo la bolsa, la voluntaria me permite coger dos botellas de agua, algunos trozos de naranja, una pera y el Powerade. De ahí vamos a la cola de la cerveza, que es incluso más larga. Al rato, viendo la lentitud de la cola, Pancho decide ir a buscar su mochila al guardarropa para abrigarse. Yo permanezco en la cola y exhibo mi paciencia. Tras casi media hora esperando consigo mi cerveza (SIN) con limón. Tengo mucho frío así que voy a buscar mi mochila para poder abrigarme, la toalla consigue mantener mi cuello abrigado pero no es suficiente. Empiezo a seguir la cola hasta el final y tras un buen rato me sitúo el último, justo por la calle donde pasa la carrera llegando a meta. Increíble, jamás he visto algo así. Tampoco es que sea un veterano y lleve 20 años participando en carreras populares, pero en los 4 que llevo nunca he visto nada semejante. Tenía frío y me dolían las piernas al no haber podido estirar, necesitaba abrigarme. La desesperación era evidente entre muchos de los integrantes de la cola, charlo con algunos y los que han conseguido su mochila dicen que estuvieron 2 horas y media esperando. No salgo de mi asombro, es mucho más tiempo esperando que corriendo. Cojo mi cámara y grabo la cola, mejor poder verlo que leerlo ¿no?

Lo siento por todos esos amigos que me saludaron y no pude pararme al estar grabando el vídeo!!!!

Me sitúo en mi lugar y continúa la espera. Lo único bueno de esa cola fue poder animar a los últimos clasificados y emocionarme con la gran ovación que se llevó el último, hubieron miles de ganadores. Finalmente, tras más de una hora esperando consigo mi mochila y puedo abrigarme. Tengo la piel de gallina, los músculos entumecidos y moralmente me encuentro mal. Agradezco a los voluntarios su labor, no entiendo a aquellos desagradecidos que les echan la culpa, estas carreras no existirían si no fuera por ellos. Me despido de la gente y empiezo a caminar a mi casa. "Mañana no voy a Telde" digo a la cámara, no me encuentro ni física ni mentalmente bien para correr, si fuera sería para sufrir por gusto y mi delirio no llega a tanto. El gilifinde ha sido una decepción, toca reflexionar y seguir aprendiendo tanto como deportista popular como persona.

Me gustaría añadir un apartado sobre la organización de este evento. Hay 3 espacios temporales a valorar, desde la inscripción hasta la salida, desde la salida hasta la meta y desde la meta hasta que uno llega a su casa:
  • Precarrera: La recogida de dorsal, como ya dije, creo que dio un paso atrás con respecto a pasadas ediciones. No me gustó el ambiente del C.C. El Mirador, que además estaba lejos. También la recogida fue mucho menos fluida que la pasada edición. Mi opinión es que se devuelva a Miller. La bolsa era muy completa como de costumbre y hubieron muchos días para recogerlo, lo cual fue muy bueno.
  • Carrera: Según me comentaron los puntos kilométricos estaban mal señalizados, yo no tengo ni idea pero bueno es algo a revisar. El punto de acceso a Las Canteras no estaba iluminado y si hubiera algún bache en la carretera podría haber causado alguna caída seria. Los puestos de avituallamientos estaban desbordados, quizás poner más mesas hubiera agilizado el proceso. El resto muy bien, la señalización fue magnífica y el ambiente de salida y meta también. Se hacen cosas muy bien en esta carrera, sería injusto hablar solo de lo malo.
  • Postcarrera: Las bolsas de avituallamientos podrían haber estado preparadas desde antes al evento para agilizar la entrega. Para la cerveza apenas había 4 personas para miles. El chocolate no pude ni probarlo Y ESO NO PUEDE SER!!!!!! Y qué decir de el guardarropa, creo que con tanta gente el sistema debería ser mucho más delimitado, por ejemplo separando 10K y 21K y, dentro de cada separación, separar por cajones y, dentro de los cajones, por el número en el que acaba el dorsal. Es una idea que se me ocurre. Sin duda este apartado fue lo peor del evento y que más se ha de trabajar el año que viene.
Como algo reseñable, hace algunas ediciones en la GC Maratón se dejó sin agua a muchos participantes de la Maratón y se echó la culpa a los voluntarios, algo despreciable. En esta ocasión DG EVENTOS ha asumido la culpa de la organización del guardarropa, cosa que les honra y que estoy seguro que estudiarán a fondo para que no vuelva a ocurrir. Yo sí quiero participar en la próxima edición de la LPA Night Run porque sé que todos van a trabajar en estos aspectos que fallaron para que no vuelvan a pasar.

En conclusión, la LPA Night Run fue menos de lo que es y que la gran mayoría de participantes hayamos salido tan desilusionados es una auténtica pena. Decidí no correr en Telde por los motivos que antes dije, estar tanto tiempo de pie me acabó por rematar y mentalmente me encontraba mal. Hoy me he levantado con gripe, lo esperado tras todo el frío que pasé anoche. Pero bueno, miremos hacia el futuro, el año que viene por supuesto que quiero estar en esta prueba que estoy seguro de que remontará el vuelo y volverá a donde se merece. A lo largo de la próxima semana subiré el vídeo a mi canal de Youtube.


Antes de cerrar la entrada tengo que decir muchas gracias a todos los que se declararon lectores del blog!! Me alegra muchísimo que este pequeño espacio os haga pasar unos ratos entretenidos, me animáis a seguir disfrutando escribiendo mis delirios y sin ustedes esto no tendría sentido. Un fuerte abrazo y nos vemos en la próxima!!

10 comentarios:

  1. Debemos sacar lo positivo de todo esto, una enseñanza para todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, lo importante de todo es aprender, y estoy seguro de que todos los involucrados en la LPA Night Run hemos sacado conclusiones muy productivas de cara al futuro.

      Eliminar
  2. Fantástica crónica Claudio! Me alegra que plasmes las cosas negativas tal y como sucedieron, pero que también hables de lo positivo, del mea culpa de la organización y de tu optimismo para el futuro. La carrera ha dado un paso atrás respecto a los años anteriores, aunque yo también espero y deseo que el próximo año dé dos pasos adelante. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jose! Sería muy injusto si sentenciara una carrera que nos tiene acostumbrados a cosas muy buenas. 2016 será un gran año para la LPA Night Run, no me cabe duda. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Me ha gustado mucho tu comentario, muy acertado y coincido totalmente. Yo hice toda la carrera con Pancho hasta que aflojó en el 17K y aunque no aguantó hasta el final sí que hizo una labor fantástica. Justo entré un poco delante tuya 1:48:24. Estaré atento a tus videos por si me veo en alguno. Gracias por la crónica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pobre Pancho, como la mayoría de liebres, por culpa de la mala señalización de kilómetros creyó que iba mal de tiempo cuando iba mucho más rápido de lo que creía. Muchas gracias por el comentario Ricardo y felicidades por tu carrera!

      Eliminar
  4. Con la carrera tan reciente, sigo enfadada por la cola de hora y media en el guardarropa. No olí el chocolate y un amigo me dio una de,sus cañas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El enfado es comprensible, en mi caso es más bien decepción de no ver mis expectativas cumplidas. Al menos espero que esa cerveza te supiera a gloria!!

      PD: Con tu permiso elimino el comentario duplicado, gracias por compartir tu opinión!!

      Eliminar
  5. Coincido plenamente Claudio...encima este año ya le habían mandado parriba al precio de la inscripcion!!!espero que al menos con este medio fiasco no lo vuelvan a subir para el 2016 porque...VOLVERÉ! jjajajja un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, pero bueno esto solo puede ir a mejor, eso seguro!! Un abrazo!!

      Eliminar